Procedimiento eu.bac de certificación de sistemas de automatización de edificios.

Sistemas de ahorro, control inteligente para locales

Caso de éxito hotel pago del olivo

Hasta ahora, los estándares de certificación de edificios no han tenido en cuenta el potencial de ahorro energético en todos los aspectos relacionados con la automatización y el control del consumo energético de edificios. La metodología eu.bac, basada en las normas en vigor (EN 15232, DIN V 18599) y validada científicamente por la Universidad Politécnica de Dresde (Alemania), trata de llenar este vacío.

En este artículo se presenta el caso de éxito del hotel Pago del Olivo, mostrando el potencial de ahorro que se puede obtener en un edificio destinado al uso hotelero tras la aplicación de ésta metodología.

 

El hotel Pago del Olivo es un establecimiento de tres estrellas ubicado en Simancas (Valladolid), que cuenta con 36 habitaciones, un salón de 70 m2 y zonas de aparcamiento, interior y exterior; abierto en enero de 2011.

Esta certificación fue realizada por Sedical, a tal fin un inspector autorizado realizó una visita al establecimiento. A partir de un cuestionario estándar, cumplimentado por el propietario, responsable del edificio o por el integrador de sistemas, el inspector autorizado verificó si las funciones indicadas estaban disponibles y activas.

Tras el estudio de documentación y la inspección in situ para comprobar la existencia y tipo de equipamiento de control, así como su correcto funcionamiento, la auditoria arrojó un resultado de 22 puntos con una calificación E en el sistema eu.bac.; además, la herramienta de cálculo indicó que la instalación tenía un margen de mejora de 78 puntos.

Estado de las instalaciones y propuesta de mejoras en el sistema de regulación

Unidades de tratamiento de aire. Existen varios fan coils en la planta baja que tienen la posibilidad de tomar aire del exterior para renovación, sin embargo, aparentemente no está funcionado, por lo que se propone revisar el funcionamiento para hacer la renovación de aire a través del recuperador en vez de abriendo ventanas.

Producción de calor. En la inspección se comprueba que la secuencia de calderas no funciona, por tanto la producción de calor no se ajusta a la demanda real, aumentando las pérdidas de energía.

Para evitarlas se recomienda el funcionamiento en secuencia de las calderas, en función de las demandas generadas por los locales, las condiciones exteriores y la producción de ACS; así como revisar la estrategia y funcionamiento del control, adaptándolo para realizar esta tarea si es necesario.

Así mismo, se propone que la temperatura de consigna de calderas sea variable en función de la demanda de los locales y de ACS, a fin de aprovechar la capacidad de condensación de las calderas, proponiendo también la instalación de tarjetas para control de consigna en las calderas y revisar la estrategia y funcionamiento del control.

Producción de frío. En la inspección se constata que tampoco la secuencia de enfriadoras está funcionando, por lo tanto, la producción de frío no se ajusta a la demanda real, generando aún más pérdidas de energía. Para este sistema se realiza una propuesta similar a la de las calderas, con la recomendación de que las enfriadoras trabajen en secuencia en función de las demandas de los locales y las condiciones exteriores, revisar la estrategia y funcionamiento del control y adaptarlo para realizar esta tarea. También se indica que la temperatura de consigna de las enfriadoras debe ser variable en función de la demanda de los locales, proponiendo la instalación de tarjetas para control de consigna en las enfriadoras, y la revisión de la estrategia y funcionamiento del control.

Circuitos de distribución (calefacción). En la inspección se constata que los circuitos de distribución no paran y arrancan en función de ningún horario, sino manualmente, pudiendo generarse falta de confort si están desconectados cuando se necesitan o despilfarros de energía al estar conectados sin necesidad. Para evitar estas situaciones se recomienda revisar la estrategia y funcionamiento del control.

El control deberá parar y arrancar los circuitos si no existe ocupación en los locales o no existe demanda energética. Los controladores de los locales deben ser comunicables con el control, a fin de tener información de las necesidades de los locales.

La temperatura de impulsión se debe adaptar a las necesidades de los locales para evitar temperaturas de distribución excesivamente altas o bajas, que aumenten las perdidas por transmisión en la distribución.

Además, se propone convertir los circuitos de distribución en circuitos de caudal variable, independizando plantas y alas con válvulas de 2 vías que impidan la circulación de caudal por áreas del edificio no ocupadas y dotar de variación de velocidad a las bombas, a fin de ahorrar energía y evitar ruidos por la independización de zonas.

Habitaciones y locales. El equipamiento existente controla la apertura y cierre de la válvula de fan coil, manteniendo el ventilador encendido al llegar a consigna, con el innecesario gasto eléctrico una vez alcanzadas las condiciones de confort del local. Este equipamiento no permite el control y limitación de consignas, ni ocupación y desocupación remota de las habitaciones según las necesidades de ocupación del hotel. Tampoco permite consignas reducidas para los periodos de espera o para ocupación nocturna. Es por ello, que tras constatar este funcionamiento se recomienda la instalación de controladores comunicables para los fan coils, que permitan la ocupación y desocupación remota de las habitaciones de la manera más eficiente, ocupación por plantas, por alas, consignas reducidas en espera del cliente o desocupación total. Esta comunicación permitirá también parar la distribución y la producción si no es necesario. ACS. En el estado inicial el circuito de distribución no para y arranca en función de ningún horario, sino que se ejecuta manualmente. Nuevamente, se propone revisar la estrategia y funcionamiento del control y adaptar el control y la instalación para realizar esta tarea, así como revisar la estrategia de acumulación de ACS en su parte solar y tradicional, a fin de evitar que el depósito de ACS tradicional se quede frío mientras el depósito del sistema solar térmico tiene ACS de sobra. Actualmente el control no tiene en cuenta la demanda de ACS para calcular la consigna del colector, ni tampoco para parar las calderas si no es necesario su uso.

Sistema de supervisión. El sistema de control existente en el hotel no dispone de sistema de supervisión que permita el ajuste de horarios, consignas, vigilancia del funcionamiento, alarmas, etc, por lo que se recomienda disponer y utilizar adecuadamente un sistema de supervisión, para manejar correctamente la instalación y prevenir y detectar funcionamientos ineficientes de la misma.

Estimación de ahorros
Para estimar el impacto económico que aportaría una mejora del sistema de control se cumplimentó de nuevo el cuestionario de la herramienta de cálculo haciendo constar las mejoras. Con las mejoras la clasificación del control del edificio pasaría de una E con 22 puntos a una A con 82 puntos.

Resultados
Tras unos tres meses de funcionamiento de las instalaciones, la dirección del establecimiento constata el descenso del consumo de gas natural y de electricidad, reconociendo que el nuevo sistema de control, centralizado en el puesto de recepción, ha permitido mejorar la atención a los clientes, al poder contar con la información necesaria para poder solventar las quejas de los mismos con respecto a la temperatura en las habitaciones.

Además, la centralización permite ver si existe un problema en la instalación de la habitación: filtros sucios, problemas con la válvula del fan coil, fallo de la sonda de temperatura ambiente, etc. Además el sistema ayuda a conocer la inercia de cada una de las habitaciones para alcanzar la temperatura de consigna.

Antes de la reforma, el personal del hotel tenía que estar muy pendiente del funcionamiento de la instalación, lo que implicaba muchas visitas a lo largo del día a la sala de máquinas, para poner en marcha las bombas de forma manual y vigilar la temperatura del ACS. Por el contrario, la automatización permite controlar todo con mayor tranquilidad y observarlo en las gráficas del puesto central, lo que no resta tiempo al personal del hotel a la hora de desempeñar sus funciones. El sistema de control está consiguiendo que durante el verano la producción de ACS se realice sólo con los paneles solares, algo que no se conseguía con el sistema anterior.

Desde la dirección del hotel se apunta asimismo, la oportunidad perdida al no haber integrado en el control la regulación de las zonas comunes, ya que de esa forma el hotel podría haber obtenido una calificación A en lugar de B. Es por ello que se plantea alcanzar este objetivo con la siguiente reforma, así como conseguir la alternancia de las bombas de calor con las calderas en períodos de temperaturas más suaves.

Para ver el artículo completo haga click aquí

Artículo publicado por la revista FuturENERGY

Procedimiento eu.bac de certificación de sistemas de automatización de edificios.
Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación de las personas usuarias y mostrarle publicidad relacionada. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Pinche el enlace para mayor información sobre la política de cookies.
Acepto Cerrar